Inicio / Testimonios / Claudia

Claudia

Un largo peregrinaje

Nací en la Ciudad de México, y soy una luchadora, ya que en el hospital donde nací estuve grave, me contagiaron de paratifoidea y recibí una transfusión sanguínea.

En lo que se refiere a mi vida profesional tengo dos licenciaturas terminadas en la UAM-X, la 1ª. Ingeniero Agrónomo que ejercí hasta que nació mi hija; la 2ª. Licenciada en Nutrición de la que me gradué con honores, esta última es a la que estoy dedicada y curiosamente cuando hice mi servicio social mis primeros pacientes difíciles fueron portadores de Hepatitis C, dos años más adelante un familiar de mi esposo fue detectada con Hepatitis C en etapa de cirrosis y perdió la batalla en el momento del trasplante. Nunca imaginé que mi padre sería detectado en fase terminal de Hepatitis C y meses después de su partida comenzó mi lucha en contra de ella.

Por un cansancio repentino e inusual de 3 días, en el 2010 me hice unos análisis de laboratorio, mi médico internista se puso en alerta al darse cuenta de la elevación ligera de mis enzimas hepáticas, me pidió hacerme un panel viral de hepatitis, en el 2011 me hice la primera prueba y apareció positiva, pero mis análisis de transaminasas estaban ya normales por lo que esperamos unos meses para repetir la prueba, de nuevo salió positiva y fue cuando inicie mi peregrinar en el IMSS.

En el 2012 contacté con FundHepa, se confirmó el panel viral positivo, ellos me presentaron con Alejandra Falero quien comenzaba un grupo de pacientes llamado el Circulo de Apoyo, también regresé a mi casa de estudios donde una de mis profesoras se puso la camiseta al 100% conmigo y junto con el internista, psicólogas de diferentes especialidades y el circulo de apoyo hicimos un equipo de trabajo, se integraron posteriormente otros médicos amigos de diferentes especialidades, al igual familia y amigos orando, acompañando amorosamente mi camino empezamos la lucha. Inicie el tratamiento disponible en el IMSS, informando del trabajo de los otros especialistas a mi médico tratante.

La noticia de ser portadora me dejo en shock, la pregunta de dónde me contagié apunta como posibilidad a la transfusión; mi esposo y mi hija afortunadamente no están contagiados. El haber sido detectada a tiempo y estar informada de manera adecuada, me dio la posibilidad de tomar decisiones acertadas, realicé un tratamiento por 48 semanas, negativicé en la semana 12 y se extendió el tratamiento a 72 semanas para tratar de lograr la respuesta viral sostenida, a los 6 meses de terminado mi tratamiento salí positiva al virus.

Hoy me siento con la responsabilidad y las ganas de regresarle a la vida la ayuda que tantas personas me dieron de manera desinteresada, llenas de amor y caminando junto a mí con paso firme para vencer a la hepatitis C, hoy por hoy me dedico a informar a la gente que es detectada de lo que puede hacer para empoderarse de su salud, a donde puede acudir, la importancia de acercarse a los grupos de pacientes y sobre todo a aquellos que no se han hecho la prueba motivarlos a realizársela.

Aun cuando sigo portando esta enfermedad, tengo la certeza que se puede vencer si trabajamos los pacientes en conjunto con un equipo de profesionales de la salud, grupos de pacientes, autoridades y los laboratorios farmacéuticos con los nuevos medicamentos.

¿Quieres dar tu testimonio? Comparte tu experiencia

Ponte en contacto