Inicio / ¿Qué es la Hepatitis C?

Nutrición y Estilo de Vida

Nutrición y Estilo de Vida

Nutrición

Si tienes hepatitis C tu alimentación es MUY importante porque tu hígado estará en mejores condiciones si lo ayudas dándole los alimentos que necesita y evitando aquellos que le hacen daño.
A continuación te hacemos unas recomendaciones generales, pero te invitamos a consultar a un nutriólogo o dietista capacitado para diseñarte un plan de alimentación hecho especialmente para ti:

  • Planea, prepara y consume alimentos frescos, naturales, no procesados y preparados higiénicamente.
  • Come una variedad de verduras y frutas frescas que además de fibra tienen muchos antioxidantes que reparan y/o previenen el daño al hígado.
  • Come granos enteros como avena, tortilla de maíz, arroz integral o pan integral, que contienen fibra, vitamina B y otros nutrimentos importantes.
  • Come suficientes proteínas que son indispensables para mantener el sistema de defensa del cuerpo, para reparar y mantener en buen estado los tejidos. Escoge proteínas animales que sean bajas en grasa como pollo, carne y quesos y cómelas con moderación. Consume también proteínas vegetales como frijol, lenteja, garbanzo y haba.
  • Toma entre 6 y 8 vasos de agua natural todos los días.
  • Haz por lo menos tres comidas al día. Si te sientes muy cansado, comer cinco pequeñas comidas a lo largo del día, cada 3 a 4 horas, puede ayudarte a mantener un mejor nivel de energía.
  • Evita o al menos disminuye el consumo de azúcar; lee las etiquetas de los alimentos empacados que consumas para saber cuáles la contienen. El azúcar puede esconderse bajo muchos nombres, entre ellos: sacarosa, fructosa, jarabe de maíz de alta fructosa, jugo evaporado de caña, glucosa, dextrosa, maltodextrina y otros. Como regla general, evita los refrescos, postres, galletas, caramelos y las bebidas deportivas.
  • Evita los alimentos muy grasosos como los fritos, rebozados, empanizados, etc. No consumas grasas vegetales hidrogenadas, que se reconocen en las etiquetas bajo el nombre de grasa o aceite vegetal hidrogenado o parcialmente hidrogenado.
  • Disminuye tu consumo de sal. Evita los alimentos muy salados, las botanas comerciales, los embutidos y los alimentos en salmuera.
  • Para no consumir hierro en exceso que puede acumularse en el hígado cuando tienes hepatitis C, te recomendamos comer con moderación o evitar los alimentos ricos en hierro como la carne roja, el hígado y los cereales o harinas enriquecidas con este mineral. No comas alimentos preparados en utensilios de fierro por que el mineral puede pasarse a la comida.
  • NO CONSUMAS ALCOHOL. Cuando tomas alcohol, haces que el daño al hígado ocurra más rápido.

Es muy importante que te mantengas en un peso saludable para tu estatura. Tanto el sobrepeso como la desnutrición son factores de riesgo para que la enfermedad avance más rápido.

Recuerda que cada caso es diferente y por eso te recomendamos que consultes a un especialista en nutrición. En algunos casos, las recomendaciones, por ejemplo de agua y sal, pueden ser muy específicas y necesitan ser personalizadas.

-Texto revisado por Lic. Nut. Claudia Hernández Martínez”

Estilo de vida

Algunos ajustes en tu estilo de vida favorecerán que tu salud mejore y que estés en mejor forma para luchar contra la infección. Te recomendamos lo siguiente:

  • Ejercítate todos los días de la semana practicando un deporte y/o busca la forma de moverte más en tu vida diaria, por ejemplo: siempre que puedas usa las escaleras en lugar del elevador, baja un poco antes del transporte público y camina, estaciónate más lejos, utiliza una bicicleta para trayectos cortos, realiza actividades recreativas que impliquen moverse, etc.
  • Dale importancia a tu descanso respetando tus horas de sueño y descansando en el día cuando tu cuerpo lo necesite.
  • Toma únicamente los medicamentos recetados por tu médico.
  • No tomes alcohol.
  • No uses drogas.
  • Acude a tus citas con el médico.
  • Consulta a tu médico sobre las vacunas contra la Hepatitis A y B.
  • En la medida de lo posible, continúa con tus actividades y busca realizar actividades que disfrutes.
  • Es recomendable que realices una actividad que te ayude a manejar el estrés, como yoga, meditación, tai chi, actividades recreativas al aire libre, oración, etc.y que te unas a un grupo de apoyo donde encontrarás:

    • Orientación sobre temas de salud hepática.
    • Apoyo emocional y psicológico profesional.
    • Información nutricional para llevar una dieta sana y un estilo e vida saludable.

¿Quieres dar tu testimonio? Comparte tu experiencia

Ponte en contacto