Inicio / ¿Qué es la Hepatitis C?

Tengo hepatitis C ¿Qué sigue?

Tengo hepatitis C ¿Qué sigue?

Tengo hepatitis C ¿Qué sigue?

La gran mayoría de pacientes que se diagnostican con hepatitis C no tienen síntoma alguno y el diagnóstico aparece en alguna prueba que se hace por otras razones como son check-ups médicos, al donar sangre o al sacar un seguro de vida o salud. El factor de riesgo más importante en nuestro país es el haber recibido una transfusión sanguínea antes de 1994, otros factores importantes de riesgo son tatuaje y body piercing, acupuntura y el uso de drogas intravenosas, el tener múltiples parejas sexuales, hemodiálisis, así como ser trabajador en el área de salud.

Si te hiciste una prueba de hepatitis C y salió positiva esto significa que en algún momento de tu vida te pusiste en contacto con el virus. La prueba de anticuerpo no es diagnóstica, se requiere una prueba confirmatoria la cual debe de ser enviada por un especialista; esta prueba confirma si eres portador o portadora crónica del virus lo cual requeriría de una evaluación completa para tratamiento y curación.
Entre los estudios que seguramente el médico especialista pedirá están: PCR cuantitativo, un panel bioquímico completo incluyendo biometría hemática y un ultrasonido abdominal.

Si las pruebas confirmatorias muestran que sí tienes hepatitis C crónica, el médico deberá evaluar cuál es la opción terapéutica que más te conviene según tu caso en particular.
Las recomendaciones generales para cuidar tu salud son:

  • NO tomes alcohol. El alcohol potencializa el daño al hígado y acelera el avance de la enfermedad.
  • No tomes ningún medicamento que no te haya recetado el médico especialista, ni si quiera de los que se venden sin receta. También es importante que tu médico sepa si estás tomando cualquier otra cosa como suplementos alimenticios, hierbas, tés, etc.
  • Si el médico está de acuerdo, haz ejercicio de manera regular.

Es importante que consideres que el contagio a otras personas solo puede ocurrir por contacto de sangre con sangre, por lo cual debes de tener mucho cuidado con cualquier objeto de uso personal o punzocortante, es decir, no compartas tu cepillo de dientes, rastrillo o cortaúñas, agujas, etc.

Recuerda que existen en México tratamientos que pueden CURAR la hepatitis C bajo el cuidado de un médico especialista.

Texto escrito con la colaboración de Dr. Ignacio Aiza

¿Quieres dar tu testimonio? Comparte tu experiencia

Ponte en contacto